Consejos,  Consejos para aprender inglés,  Criar bilingüe,  De todo un poco

No me atrevo a criar bilingüe

 

¿Alguna vez te has hecho la pregunta de si eres capaz de criar bilingüe a tu hijo? No eres el único.

Como padres, una de las mayores preocupaciones que tenemos, y que nos acompaña durante gran parte de nuestras vidas, es garantizar que nuestros hijos tengan el mejor futuro posible.

Queremos que se conviertan en auto suficientes, que tengan éxito y amen cualquier cosa a la que se dediquen, que quieran y sean queridos, que sean amables, bondadosos…

 

Y la que más quebraderos de cabeza nos suele dar es, su educación y su carrera el día de mañana.

 

No voy a entrar en detalles de tipos de carrera, porque en mi opinión, todas son maravillosas y debe ser la persona la que lo decida; pero lo que, si es cierto, es que, como padres en una sociedad muy competitiva, nos estamos dando cuenta de la grandísima importancia que tienen los idiomas en nuestro día a día.

Y es ahora, que los padres de nuestra generación, se están dando cuenta de lo importante que es hablar desde los comienzos, un segundo, o tercer idioma.

 

Y aquí, surgen todas nuestras dudas y problemas.

No me atrevo, yo no sé inglés, no tengo tiempo. Pero la idea de que tus hijos sean bilingües sigue rondándote por la cabeza.

 

Ahora en la red, hay un montón de páginas web y blogs de padres y madres que están contando sus experiencias sobre como criar bilingüe sin ellos mismos ser bilingües. Pero mi caso es un pelín distinto, ya que yo sí me convertí en bilingüe, y casi por casualidad; y estoy segura de que con un poco de esfuerzo y fuerza de voluntad tú también puedes, o al menos, mejorar enormemente tu nivel.

 

Te cuento mi caso

Hace siete años, y después de llevar ya uno en Londres trabajando como au pair, decidí que quería continuar unos años más en Inglaterra. Mi nivel de inglés había mejorado un poquito tras muchos meses trabajando con niños, y pensé que, si me volvía sin siquiera el First Certificate, era un error.

Así que me planteé que hacer y decidí empezar a trabajar de asistente de maestra en un colegio, al este de la ciudad. Desde el minuto en el que entre me enamoré de la educación en este país. Era totalmente distinta a como a mí me habían enseñado, o a como yo había ejercido. Y me involucré todo lo posible.

Fue tal mi compromiso, que la directora del colegio, tras solo 3 meses, me ofreció tener mi propio grupo de lectoescritura. Y repito, mi nivel de inglés en ese momento era muy pobre. Pero vieron que era una muy buena profesora, que ponía muchísima pasión en todo lo que hacía y que quería convertirme en profesora de primaria; así que me dieron la oportunidad. Y bendita oportunidad.

Gracias a ella, me di cuenta de que uno puede aprender a la vez que enseña. Si. Aprender inglés mientras enseñas inglés. Y eso es lo que vengo hoy a contarte. Tú también puedes aprender inglés a la vez que enseñas a tus hijos o alumnos, o mejor aún, convertirte en bilingüe a la vez que crías bilingüe.

 

Existe un horrible mito que dice que ‘ser bilingüe significa entender, hablar y escribir perfectamente un idioma‘. Eso es FALSO. Ser bilingüe significa ser muy bueno en otro idioma, pero no necesariamente perfecto. No hemos nacido nativos, por tanto, SIEMPRE vamos a cometer errores y a tener dudas, pero seamos realistas, ¿es acaso tu español perfecto?

 

Foto de manos con pintura, uniéndose.

 

¿Como me convertí en bilingüe?

Pues a base de enseñar a mis alumnos. Si, como lo lees.

Cuando me ofrecieron ser maestra de ese grupo de infantil, inicialmente iba a decir que no. ¿Cómo iba yo a dar clase si no sabía casi ni hablar? O peor, pronunciar. Pero, lo mejor de todo fue, que la propia directora me dijo que estaba siendo muy dura conmigo misma. Mi nivel no era bueno, pero mi actitud sí. Eso era lo importante. Ya mejoraría mi inglés por el camino. Por el camino.

Y así fue. Todos los días tenía la obligación de enseñar un sonido nuevo a mis alumnos y de leer un libro cada día, así que, no me quedo mas remedio que aprender y mejorar mi inglés; no había otra.

Por las noches, me ponía enfrente de mis tarjetas de palabras y de mi libro, repitiendo los sonidos una y otra vez, hasta que los decía correctamente. Consultaba internet, a algunos compañeros. Pero estaba claro, tenía que ser capaz de enseñarles ese sonido cada día. Su educación dependía de mí.

Esa motivación, fue la que me impulsó a mejorar más y más, y la que me ayuda a criar bilingüe. Y con este ejemplo, es con el que me gustaría motivarte a ti también.

 

Aún no te has dado cuenta, pero al igual que yo, tienes en tus manos un tesoro enorme; y ese tesoro es la educación de tus hijos.

Tu motivación ya está ahí.  Quieres un mejor futuro para ellos y puedes conseguirlo con un poco de esfuerzo. Ahora tan solo necesitas ese pequeño empujón que te demuestre que, sí puedes, y te ayude como hacerlo.

 

Ahora tú

Es tú momento. Ya te he demostrado que tú mismo, con la mentalidad adecuada, puedes conseguir criar bilingüe a tu hijo; y de paso, serlo tú también.

Déjame ayudarte a conseguirlo. Pero para ello, debo pedirte 3 favores.

Primero: Que te unas a La Escuela de Spanglish Easy. En ella, de una manera más personal; compartimos consejos, resolvemos dudas, pero, sobre todo, nos damos apoyo unos a otros. Somos una comunidad Spanglish, y será un placer tenerte a bordo.

Segundo: Únete a la Newsletter de Spanglish Easy, para no perderte ninguna de nuestras novedades o de nuestros artículos.

Tercero: Échale un vistazo a Enseñar inglés en casa, donde te muestro los mejores artículos de la web, para que empieces a criar bilingüe en casa, ya mismo.

 

Si te ha gustado, por favor compártenos en tus redes sociales, y juntos, ayudemos al mundo a darse cuenta de que una educación bilingüe es posible.

 

No me atrevo a criar bilingüe - Fotografía para pinterest. Foto de un niño con dedo en la barbilla y dudoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: